China, tierra rica

La historia de China viene ligada no sólo a sus raíces, sino también a su propia geografía, por ello, la historia de China es la historia de un país grande. Más concretamente, la del tercer país más grande del planeta Tierra después de Rusia y Canadá. Limita con otras quince naciones, lo que le ha asegurado a lo largo de toda su historia, una posición privilegiada para establecer relaciones políticas y comerciales con los países colindantes.

Map_of_China.svg

Cuenta con casi diez millones de kilómetros de superficie y presenta una topografía muy variada y compleja, constituida tanto por altas montañas como por depresiones o llanuras. Tiene el tercer río más largo del mundo, tras el Nilo y el Amazonas, y además esta bañado por diversos mares y el océano Pacífico.

China es, además, un país muy rico en especies propias tanto en su fauna como en su flora. De hecho, es uno de los países cuyas políticas de protección en relación a las especies en peligro de extinción son muy rígidas. De hecho, en la actualidad cuentan con más de mil reservas naturales que se reparten en una superficie de cerca de noventa millones de hectáreas, y que viene conformado por bosques, montañas, tierras pantanosas, lagos o incluso islas. Entre los animales protegidos, sin duda uno de los más conocidos no sólo en China, sino a nivel mundial, es el oso panda gigante, autóctono del país; el tigre asiático; o la salamandra gigante china.

Sin embargo, estas no son las únicas especies protegidas. Desde la popularización de la captura indiscriminada, especies que en principio no corrían ningún peligro, como los tiburones o las tortugas, se encuentran hoy más que nunca en el camino hacia la extinción. Uno de los mayores problemas es reside en las técnicas que se emplean para pescar, que son demasiado agresivas y no distinguen entre especies, sin selección posible, con lo que continuamente se capturan animales protegidos, animales no comestibles, animales cuya venta es ilegal, o simplemente animales que no resultan rentables económicamente para los pescadores.

osopanda

Por todo esto, en los últimos tiempos se han reforzado las medidas de protección de la fauna (aunque también de la flora) en China, donde se realiza también este tipo de pesca accidental. Y es que las consecuencias de esta práctica pueden afectar a la biodiversidad, pero a “la seguridad alimentaria de millones de persona”, como afirmaba Keith Symington, de WWF.

Pero el problema no viene sólo de las costas de China, sino también de la demanda que este país, así como algunos otros, realizan sobre productos como las bien conocidas aletas de tiburón, que son consideradas un manjar en los países asiáticos y se venden a precio de oro. Resulta necesaria, por tanto, la mentalización y conciencia social y cívica no sólo respecto a las prácticas pesqueras llevadas a cabo por los ciudadanos del país, sino también respecto a la demanda de productos que pueden afectar, y de hecho afectan, a la biodiversidad de cualquier otro lugar y por tanto, modificar el equilibro medioambiental del planeta.

 

Sigue leyendo sobre este tema en los siguientes artículos:

Anuncios

2 pensamientos en “China, tierra rica

  1. Pingback: Portada: China, el nuevo consquistador | interlineados

  2. Pingback: De Dinastías y Repúblicas Populares | interlineados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s