Las mentiras de Sandy

Todos los grandes acontecimientos traen consigo la publicación de datos e informaciones que se alejan en mayor o menor medida de lo ocurrido. Grandes mitos pueden convertirse en realidad haciendo uso del sistema de publicación adecuado, lo que sin duda se ve multiplicado de forma exponencial desde la aparición y desarrollo de las redes sociales en Internet.

No se libra tampoco la última gran catástrofe natural: el huracán Sandy, que está paralizando durante estos días a la que es la primera gran potencia mundial, hasta el límite (impensable en cualquier país y muy especialmente en los Estados Unidos) de incluso influenciar hasta llegar a paralizar las elecciones a la presidencia de dicha nación.

Informaciones falsas acerca de los sucesos se multiplican por la red, sobre todo la de habla inglesa. Pero también hasta nuestros oídos llegan los ecos de las mentiras disfrazadas en forma de texto o de imagen. Y es que las imágenes son también víctimas del vandalismo digital, y la gente no teme en banalizar un tema tan humano como el de una catástrofe natural de tamañas dimensiones.

Pero, ¿qué es lo que lleva a los usuarios y medios a publicar y difundir imágenes falsas?Parece que varias pueden ser las opciones.

Estas nubes huracanadas fueron asociadas al huracán Sandy, sin embargo, son imágenes pertenecientes a un fenómeno meteorológico ajeno a este

Algunas de ellas nacen como simples bromas; sin entrar en el terreno de los comportamientos éticamente correctos ante un tema tan escabroso como el de un huracán, la cuestión ahora es preguntarse cómo una fotografía que nace como un simple chiste acaba descontextualizándose y siendo filtrada en los medios. Y por otra parte, los propios medios parecen no prestar atención a la veracidad de las imágenes antes de publicarlas, puede que con el propósito de aumentar la tirada y número de visitas, o por simple falta de tiempo, tan asociado a los medios de comunicación en la actualidad, cuyo ritmo de trabajo es claramente frenético.
Sin embargo, también es cierto que la confusión se hace mucho más que comprensible en alguno de los casos. Pocas serán las personas que hayan creído reales las imágenes de los tiburones que nadan tranquilamente por el metro de Nueva York, o las que hayan confundido la imagen de portada de la película Independance Day con una imagen real; siendo mucho más sencillo caer en la equivocación con otras fotografías donde se presenta el skyline de la ciudad cubierto por un simple (aunque amenazador) cielo encapotado. Sin embargo, no sólo han surgido imágenes retocadas con Photoshop; muchas de las fotografías difundidas han sido descontextualizadas, habiendo sido capturadas hace meses, o incluso años, o siendo extraídas de vídeos y otras creaciones ajenas a Sandy.
En cualquier caso, una vez más se muestra el poder de las redes sociales e Internet, capaces de desarrollar y difundir la información de formas impensables no hace mucho tiempo. Un poder viral que en muchas ocasiones genera situaciones similares al conocido como efecto Streisand y que producen desconcierto e incluso, desinformación en los públicos. Así, se hace mucho más necesario que nunca que los periodistas cumplan con su función de mediadores de la información, algo bastante complicado de realizar con la adecuación y eficiencia necesarios por la situación actual en la que vivimos y que obliga a los periodistas a trabajar en condiciones extremas, bajo un ritmo de trabajo frenético, que impide la mayor profundización y el mejor tratamiento de la información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s